Principios y Valores

PRINCIPIOS:

 

  • La persona, protagonista de sus aprendizajes.

Buscamos promover aprendizajes que ayuden al fortalecimiento de la autoestima de los alumnos y alumnas, a través de la valoración y respeto de las diferencias, que les ayude a tomar conciencia de sus potencialidades y limitaciones que transmitan la esperanza de poder intervenir en la realidad para transformarla, que les haga conscientes de que somos no sólo objetos sino sujetos protagonistas de la Historia, que somos constructores de nuestro propio destino. Capaces de pensar, transformar, crear, realizar sueños, sin excluir a otros.

 

  • Aprendizaje como proceso de construcción, deconstrucción y reconstrucción de saberes.

Para la Institución Educativa “Maxwell”, la experiencia de aprender debe ser en sí misma una experiencia de construcción de la personalidad.

El saber por saber no tiene sentido si ese conocimiento no ayuda a conocerse y conocer, a comprenderse y comprender, construirse y construir a uno mismo y al mundo que lo rodea.

Construir conocimientos implica apropiarse de ellos, hacerlos significativos, comprender sus relaciones con el mundo y con la historia de la humanidad.

Construir es una experiencia edificante de empoderamiento.

De construir significa desposeerse de lo aprendido como experiencia viva de la naturaleza humana que se equivoca, que se renueva, que recrea, que es capaz de superarse a sí misma.

Reconstruir nos pone frente a la conciencia y responsabilidad de lo actuado y sus implicancias nos confrontan con la perspectiva de futuro en el cual siempre hay una   posibilidad de esperanza si uno se compromete en su construcción.

Construir, de construir, y reconstruir saberes no es pues sólo una metodología para el aprendizaje de contenidos. Para la Institución Educativa “Maxwell” es hacer pasar al alumno por la experiencia de construirse a sí mismo como persona individual y social y hacer que    todas las comunidades educativas se reconozcan involucrados y participantes de ese    mismo proceso.

 

  • Aprendizajes que preparen para la vida

En la Institución Educativa “Maxwell” priorizamos aprendizajes que sean útiles en lo cotidiano, que permitan tomar contacto con la realidad y tomar conocimiento de lo que en ella acontece para ser parte activa de su transformación.

  • Aprendizajes como experiencia placentera para educandos y docentes.

El proceso de aprendizaje debe ser una actividad gratificante para el    educando y para el docente porque se aprende para ser mejor, para actuar en la realidad y mejorar la calidad de vida.

Despertar el interés auténtico en conocer, estudiar e investigar es poner en el camino correcto a las personas que seguirán aprendiendo y mejorando toda la vida.

La Institución Educativa “Maxwell” aplica la metodología del afecto y el respeto, que facilita establecer relaciones humanas de confianza mutua, pero exigentes, que ayudan a crecer, a incrementar expectativas, a desplegar potencialidades

 

  • Participación democrática.

La Institución Educativa “Maxwell” se empeña en formar una sociedad democrática con justicia y equidad, entendiendo la democracia como una cultura, un modo de ser y de actuar, que se traduce en relaciones participativas, cooperativas y solidarias, la democracia se aprende en la práctica por lo que se debe promover diversas actividades que permitan la participación y organización desarrollando la conciencia del bien común, sentido de pertenencia y la corresponsabilidad con un proyecto comunitario.

Solamente con el ejercicio autónomo de la liberad se pueden construir verdaderamente relaciones democráticas.

Debemos entender que la verdadera disciplina no es necesariamente sinónimos de silencio y quietud, está presente en la duda que investiga, en el alboroto que busca soluciones, en el despertar de la esperanza.

Alumnos autónomos son capaces de demostrar una disciplina responsable.

El docente, mediador cognitivo y afectivo El papel del docente de la Institución Educativa “Maxwell” es el de mediador: que se encarga de orientar, conducir y facilitar en los alumnos la construcción de sus propios saberes. El docente diseña cuidadosamente las actividades que han de provocar los aprendizajes, elige y pone los retos que los alumnos deben asumir y enfrentar para la construcción de conocimientos, el desarrollo de habilidades y de actitudes y pone al alcance los medios que han de necesitar, motiva y promueve el desarrollo de estrategias, la utilización de recursos diversos, anima la disposición positiva para el aprendizaje.

Asume la tarea de enseñar como el acompañante en el proceso de empoderamiento de los educandos. El docente es además un referente importante para la vida de los alumnos y ser consciente de ello exige reflexión crítica sobre las propias actitudes, sobre la propia práctica pedagógica, el conocimiento de las limitaciones personales y la decisión de superarlas.

El modo de pensar del profesor, sus valores, sus conductas son en sí mismas contenidos de aprendizaje, por lo que una pedagogía de autovaloración y valoración de los demás, del diálogo del respeto, de la participación de la autocrítica, y la exigencia se impone en este supuesto educativo.